lunes, 12 de julio de 2010

Acertada oposición a un disparate

Debo reconocerle a la iglesia católica de El Salvador lo que considero un acierto: oponerse al disparate aprobado recientemente por el congreso de ese hermano país, para que se haga una lectura obligatoria de la biblia en las escuelas, según ellos, para combatir la violencia. Y digo disparate por varias razones: en un país que se hace llamar laico como El Salvador, tal cosa no tiene cabida, y así fue señalado por la institución. Es simplemente un irrespeto por la diversidad de ideologías. Otra historia sería si al lado de citas seleccionadas de la biblia cristiana, se leyeran también otros textos, religiosos y seculares, con mensajes igualmente valiosos. Por ejemplo, los libros de Carl Sagan quizás serían mas efectivos para la tarea.

También, por más buenas intenciones detrás de la medida, es innegable que la biblia está plagada de violencia, machismo, genocidio justificado, esclavitud, xenofobia, etc. Incluso el nuevo testamento. Ejemplos sobran.

Desde luego, hay otras razones que deben también señalarse (y así lo hacen ellos mismos), y es que la iglesia católica desde siempre ha considerado que tiene el monopolio de la interpretación de este libro.

En cualquier caso, aplaudo esta postura, y espero que el presidente Funes vete esa ley.

3 comentarios:

John dijo...

Excelente, no podemos permitir que esta empresa llamada Iglesia Catolica nos siga metiendo sus tonteras hasta en la sopa

el antropologo inocente dijo...

Este cuento de la biblia lo armaron los protestantes, por eso los curas se han opuesto y salieron con eso de "pais laico", por que toca sus intereses.
En todo caso, aqui los apoyo

Nancy dijo...

Se cumplió tu deseo y el deseo de muchos y Funes vetó la ley. Al menos algo bueno hizo la IC, de esas excepciones q confirman la regla.