jueves, 28 de julio de 2011

Sobre: Dune

Acabo de terminar de leer la sexta y última parte de la serie original de 6 libros de Frank Herbert: Dune. Fenomenal. Tuvo sus altibajos, pero el balance general es definitivamente positivo. Una advertencia eso si: puede volverse adictiva.

Está catalogada como ciencia ficción, pero no es aquella "dura" del estilo de Arthur C. Clarke (que también me encanta), sino solo incluyendo los elementos necesarios, sin ahondar en detalladas explicaciones técnicas. Muchos agradecerán eso. También he oído que la clasifican como "Fantasía", pero si bien contiene elementos en apariencia sobrenaturales, me parecen bastante creibles y no rebuscados ni tediosos.

Ahora descansaré un poco de este género (que puede llegar a absorberlo a uno) para luego entrarle a las precuelas continuadas por su hijo, en donde se explica el origen de muchos de los elementos de Dune, que son definitavamente muy interesantes. Ya contaré luego si el hijo le hizo justicia al trabajo de su padre. A la serie completa, le doy un 9.8 de 10. De las 6 partes, mis favoritas fueron en orden: 6, 1, 3, 5, 4, 2.

La sexta y última parte me pareció como una versión moderna y ampliada de El Arte de la Guerra, mucho se puede aprender de ahí. También muchas de las reflexiones que hace el autor, en el contexto del libro, sobre la democracia y las formas como esta muere transformándose finalmente en aristocracia u otras formas de gobierno (consumida finalmente por la burocracia), me parecieron geniales.

Para terminar, la dedicatoria final que el autor hace del libro a su difunta esposa es realmente conmovedora (me sacó las lágrimas y tuve que contenerme para no empezar a soltar también mocos). Su (breve) descripción de su visión de la espiritualidad coincide totalmente con la mía. Un cierre de oro para una excelente serie de libros.